Untitled by Thaïs Cuadreny Peiro

Hace poco he reparado
En que llevo años llamando
en masculino y femenino
a mis amantes;

Puede darse el cambio
Siguiendo el brillo
De sus ojos,

Según
Les salga la voz,
Lleven la ropa

O simplemente
Observando
Como habitan
Sus humores.

Hablo de estadios
Naturales y
Sutilezas
Difíciles de explicar
A un ojo binario
Poco acostumbrado.

Desde la primera vez que me acosté
Con una chica
He visto al hombre y a la mujer
Agazapados en un mismo cuerpo.

Que yo recuerde,
Conmigo han hecho desde siempre
Lo mismo,

Por lo menos
Aquellas o aquellos
que tuvieron la mirada
Particular
Del que sabe leer
Estas cosas.

Recientemente
He empezado a llamar a los hombres
En femenino
Cuando trabajo:

No tanto por juego
Sino por instinto:

– Guapas, ¿me harías una fotocopia?
– ¿Estáis atendidas?-
-Chicas, ¿qué os apetece tomar?.

Finjo normalidad y ellos
Finjen normalidad lo mismo,
-como si hubiesen escuchado mal-

O se ruborizan
Sin decir nada,
Ligeramente
Coquetos.

El efecto que producen
Estos pequeños actos de desorden
Silencioso
Y microscópica rebelión
Cotidiana

Me pone de un humor
Luminoso,

Me recuerda a los peta zetas
Estallando en la lengua

Y al sol
En unos ojos
Irisados
Burlones
Y lúcidos

De gato.

 

Thaïs Cuadreny Peiro, is a woman of many talents, most importantly (for us) she is a brilliant poet, but also a talented illustrator and the front(wo)man of the band La quiero viva.

This sincere and gender-bending poem is about little everyday rebellions and the yin-yang of the human nature.

Image by a Swedish artist Maria Nordin.

 

Spread the literary love