La Huida by VEVA

Cada vez que fumo me entra el hipo. Es encender un cigarro y mis pulmones empiezan en modus operandi coitus interruptus. Acabo siempre en un estornudo de aquellos que sabes que te viene, te viene, te viene… hasta que de repente te sale por la boca disparando cualquier objeto no identificado.

Es una mierda ¡a…a….a…Achís! Y veo cómo un ser peludo horrible me sale por la boca.

!Joder, un jodido Daemon!  Siempre me sale mierda por la boca, pero como esto ¡Jamás! Después del momento de shock, mezclado con un maero existencial, mii caja torácica se calma y veo cómo el Daemon decide sentarse en mi hombro derecho. No es tonto, sabe que mi lado derecho pesa más que el izquierdo. Es mi lado gordo dónde se puede apoyar mejor.

¡Joder! ¿Pero cómo mierda te has escapado? Intento agarrarlo con movimientos lentos, pero el resultado está condenado al fracaso. El cabrón ha decidido que lo de estar encerrado en la caja torácica, entre los pulmones y el corazón, no es para él.No pasa nada. Cómo decía Bruce Lee “Be water my friend”. Hay que adaptarse. Tampoco veo cómo volver a meterlo, así que, ahí te quedas, my friend.

Me ha tocado el Daemon punk, que hace lo que le sale de los huevos. Pues, es lo que hay.

Empiezo a ventilar y decido hacer el pino, para ver si le sube la sangre a la cabeza y cambia de ideas. Pero como si nada. Tampoco funciona.

Llamo a K., K. siempre sabe qué hacer. Cuándo llega a casa, después del momento de pánico, ella decide llamar al tatuador. Me pregunto qué tendrá el tatuador para que lo considere un experto en Daemons, pero es igual. Tampoco tengo ahora mismo ninguna idea para que el daemon no me abandone.

K llama al tatuador y el tío le dice que conoce a un Chamán que a lo mejor me puede ayudar. Me pasa el numero y lo llamo y le cuento lo que está pasando.

El tío decide venir directamente a mi casa. Normalmente no me gusta dejar entrar desconocidos en mi casa, pero dada la emergencia y la gravedad de la situación, decido hacer una excepción.

Con la operación Daemon en curso, y la caja torácica más relajada, decido centrarme en la respiración en cuanto espero el Chamán.

Suena el teléfono y es mi madre. Siempre me pilla en el mejor momento. Le digo a todo que sí, y cuelgo rápidamente.

De repente veo cómo mi Daemon se empieza a mover hacia la puerta y decido seguirlo. Al abrir, veo al tatuador y al Chamán. Esto se va pareciendo cada vez más a un Freak Show. ¡Vaya Domingo me espera!

Bueno, no me queda otra. El Daemon se sienta en mi cabeza. Lo que me faltaba, no había lugar más cómodo, ¿no?

Cuándo entran en casa, el Daemon empieza a esconderse alrededor de mi cuerpo.

El Chamán empieza directamente a cantar y a bailar. De repente todo se queda en suspensión en el aire. Yo, el Daemon, los libros de la biblioteca, el tatuador y K.

Y siento cómo nos desfragmentamos

Len

Ta

Mente

Yo soy todos y todos son parte de mí. En el lapsus de tiempo en que mi existencia se pausa las partículas empiezan a bajar como copos de nieve y vuelvo a tener cuerpo.

Un cuerpo con el Daemon encerrado en la caja torácica entre mis pulmones y el corazón.

 


A short by Veva, from the printed edition of TAST vol. 2 with the topic of “lungs”

Spread the literary love